jueves, 25 de diciembre de 2008

LA VIRGEN DEL CONSUELO VOLVERÁ A ESTAR ACOMPAÑADA



De la original manera en que se halló la imagen de San Juan para la Hermandad de Consuelo


Sola está la Soledad, ante su cruz vacía, ante su hijo muerto, ante aquella desoladora situación, sola. Pero la Virgen del Consuelo nunca ha estado sola, ha sido originariamente Virgen de acompañamiento, siempre ha salido a la calle formando conjunto con alguna otra imagen, Cristo de la Vera Cruz, Cristo de la Humildad o Nuestro Padre Jesús Nazareno, ya fuese de acompañamiento o bien acompañada ella misma por su inseparable Juan. San Juan es a la Virgen lo que el hijo es a la Madre, no en vano fue determinado por Cristo en la Cruz que María fuese Madre de Juan y Juan Hijo de María representando en él a toda la Humanidad bajo el consuelo material de la Virgen Santísima.

Nuevas disposiciones de la Hermandad del Consuelo vienen trabajando hace algunos años en la idea de recuperar la imagen de San Juan. El trabajo no ha sido vano y esperamos que dentro de poco tiempo veamos de nuevo la estampa encantadora de la Virgen acompañada por el discípulo amado.

La Virgen del Consuelo perdió desgraciadamente su imagen de San Juan, durante tanto tiempo encargado de consolar el mayor de los desconsuelos. Tal imagen parece que se correspondía con la Virgen en gesto y hechura completamente por lo que podríamos hablar en cierta manera de un conjunto o grupo escultórico aunque sí es cierto que en inventarios como el de 1851 aparece reseñado en un altar aparte: Altar de Sn Juan una imagen del Santo 1 lampara de cristal y servicio completo¹. Esta bella imagen de la que solo se conserva una antigua fotografía desapareció del culto por el saqueo que sufrió la ermita de San Bartolomé en julio de 1936 y decimos bien, saqueo, San Bartolomé no fue incendiado sino saqueado, sus pertenencia rotas, tiradas, destrozadas. Se salva de la furia Nuestro Padre Jesús Nazareno y la Virgen del Consuelo, por modos y escondites distintos que en otra ocasión analizaremos.

San Juan, en cambio, sufrió los azotes iconoclastas y acabó partido y mutilado en varios trozos, a partir de aquí tenemos noticias de que fue depositado en la abandonada iglesia del convento de San Francisco, durmió, por así decirlo, el sueño de los justos, esperando una resurrección o mejor una restauración que lo devolviese a la vida nueva, pero le llegó la hora y en vez de ser restaurado fue vendido junto con varias piezas de la parroquia a algún comerciante del mundo de las antigüedades por el párroco Enrique Carrasco, de su paradero posterior nada se supo.¿Y por qué decimos esto?, ¿está acaso conectado con la adquisición del nuevo San Juan?, pues sí, y aquí viene lo sorprendente, hay posibilidades de que la imagen que se perdió y la imagen que se ha comprado sean la misma. Pedimos ante todo cautela y comprensión hacia lo que estamos diciendo, no podemos asegurar nada todavía, pero se ha comenzado la investigación para confirmar tal hipótesis, los hechos nos darán la respuesta, pero sí anunciamos desde aquí esta nueva teoría.

El modo en que ocurren estas casualidades en la vida es ya de por sí novelesco, enterado el que os escribe de la intención del Consuelo de reincorporar a San Juan tanto al paso como al altar donde se encuentra la Virgen, permaneció en mi cabeza la idea de que sería mejor que realizaran una imagen copia o versión de la que se perdió en la guerra. Un día tal cual del pasado invierno, en una visita casual a un conocido anticuario, me topé de frente con una preciosa talla de San Juan de la que sólo se conservaba la cabeza y torso, le pregunté y me contestó narrando la trayectoria conocida de aquel busto de San Juan, y desde aquel momento vi en él algo familiar. La talla había sido comprada por este anticuario sevillano a un viejo artesano de la calle Castellar, quien la había tenido en su taller durante muchos años hasta que murió y su viuda vendió todo el taller. Su rostro me era conocido y medité sobre aquella imagen y la que en Cantillana se había perdido, por curiosidad hice que me acompañara una segunda vez mi hermano Luis, artista escultor, con bastante ojo clínico para la comparativa escultórica. Su veredicto fue tajante, o es el mismo o se parece muchísimo. Convencido de la oportunidad para la Hermandad del Consuelo me puse en contacto con el prioste Benito Molero, quien junto Pepe González, Hermano Mayor, visitaron nuevamente el lugar donde convinieron el trato y cerraron la compra.
Los inconvenientes para su análisis formal los encontramos fundamentalmente en el gran deterioro que sufre actualmente la imagen y en la escasa documentación fotográfica de la antigua, sólo se conoce una pequeña foto, en blanco y negro naturalmente, donde se aprecia más o menos nítida la imagen de San Juan en el paso de palio junto a la Virgen. Sus posturas, contornos, pelos, cejas, boca, oreja, bigotes, perillas, orejas, son aparentemente las mismas. Si se trata de la misma imagen sería una de las más sobresalientes recuperaciones del patrimonio artístico del pueblo, si es otra distinta podemos estar orgullosos de haber encontrado la réplica más parecida. Confiamos en que el estudio dé luz a todas estas oscuridades y que más adelante podamos hablar aquí mismo del desenlace de toda esta larga historia.


Antonio López Hernández.

No hay comentarios: